domingo, 13 de enero de 2008

Invitados

Al final del primer trimestre recibimos la visita de "Billy", senagalés afincado en Baena (Córdoba). Con él mantuvimos un apasionante diálogo mientras relataba su Odisea a través de Francia, Marruecos y España como inmigrante sin papeles. Con la tarjeta de residencia en las manos a todos nos emocionó su relato de sinsabores y esperanza.

Lectura del artículo "Extraños en el Paraíso"

7 comentarios:

Verónica dijo...

Fue muy interesante dar una clase escuchando sus inquietantes historias.Me hizo moverme a otro mundo al que por supuesto esta juventud, entre ellos yo, no esta acostumbrada y desconoce totalmente. Me sacó de la rutina de ir al buen instituto del que él entre otros no pudo disponer, la rutina de llevar todos los días ropa y calzado diferentes y limpios, cosa de la que tampoco disponía... Me pareció sorprendente y admirable que una persona de su edad siguiera viviendo con esa gran ilusión de conseguir su sueño, habiendo pasado todos aquellos momentos, es desde luego admirable que no se haya cansado aún. Es bueno escuchar casos como el suyo porque aprendes a valorar lo que tienes, cosa que a ellos les es dificil alcanzar. Es muy triste caundo te paras a pensar y te das cuenta que mientras una parte de la sociedad desprecia y está cansada de lo que posee, infinidades de caprichos; otra parte, sin cansarse, repito, siguen luchando por todos los medios por conseguir eso que nosotros apenas apreciamos. Está claro que todos deberíamos tener las mismas oportunidades, porque como ya sabeis todos somos IGUALES.
Me alegro de haberte conocido Billy, ¡¡SUERTE!!

pilar dijo...

La visita de Billy fue increible, me encanto esa hora en la que estuvo contandonos su vida, sus costumbres, como era su vida allí, como era su familia, como consiguió llegar a España, etc. Me pareció asombrosa cada palabra que pronunció porque fué como si estuviera contando una historia que no pertenece a este mundo, nuestro mundo, el primer mundo. Nosotros vemos a los inmigrantes y no somos capaces de imaginarnos, ni siquiera una décima parte de todo lo que son capaces de luchar para conseguir llegar a España, y de lo mal que lo pasan en este trayecto; ni de lo que sufren al estar en un país totalmente diferente al suyo, solos, sin sus hijos, sus madres, sus amigos... Y esto me removió por dentro porque me sorprendí cuando Billy fue capaz de decir que llevaba tres años sin ver a sus hijas y que ni siquiera a podido ver como la pequeña crecía, ya que cuando vino a España acabab de nacer, si que él mismo se conmoviera.
Tambien me causó una gran impresión cuando nos relató su viaje en el barco, acurrucado en un espacio diminuto durante tres dias comiendo el carton de las cajas que había a su alrededor y lleno demiedo porque si lo encontraban lo arrojarían al mar.
Pero lo que mas me sorprendió fue su facilidad para los idiomas y su espíritu luchador, ya que tras ser devuelto a su país desde Francia, volvió a aventurarse para ir a España solo para conseguir su gran sueño: Ser un jugador famoso de baloncesto.
Podría seguir hablando de Billy eternamente porque quede bastante sorprendida con él y me encantaría que volviera porque me gustaría seguir haciendole preguntas y seguir descubriendo mas cosas de él y de como es la vida de los inmigrantes. Sin duda su visita me ha cambiado la forma de ver la inmigración, por no decir que me ha cambiado totalmete mi manera de pensar.

Natalia dijo...

Para mí la visita de Billy fue fascinante. Ha influido en mí bastante, ya que normalmente puedes hacerte una idea de cómo vienen aquí los inmigrantes, pero nada comparado con que uno de ellos cuente sus experiencias en persona. Ahora entiendo la situación de estas personas mucho mejor. ¿Por qué vienen? En muchos casos la gente tiene una visión equivocada con respecto a ellos, puesto que piensan que sólo vienen aquí a hacer daño y no se da cuenta de que lo único que intentan es buscarse una vida mejor que la que tienen en su país. Es cierto que algunos roban y no actúan de la mejor manera, pero deberíamos ponernos en su situación, conocer qué tipo de vida llevan en su país y entender que arriesgan su vida para venir a España o a cualquier otro lugar porque sencillamente no tienen nada que perder en el intento.
Me impactó la psicología tan fuerte de Billy, que contaba sus vivencias ya como algo normal mientras el resto, que escuchaba, quedaba sorprendido. Es difícil y duro imaginar por las situaciones que pasan para venir a España, como la que nos narró Billy, cuando tuvo que permanecer escondido en una sala de un barco sin poder moverse, comer, ni beber en tres días para venir aquí.
Con experiencias como las de este chico podemos darnos cuenta de lo que tenemos y lo poco que lo valoramos. Él con tan sólo diez años se conformaba con tener una pelota de baloncesto, aunque ni siquiera tuviera unas zapatillas para jugar.
Por otro lado, es sorprendente la facilidad con que pueden aprender idiomas. Esto para ellos es necesario si quieren desenvolverse bien y encontrar un trabajo en el país al que van.
Para terminar, decir que me encantaría que volviese Billy y nos siguiera contando sus experiencias y si ha conseguido ir a su país a ver a sus hijas, puesto que la hora que estuvo allí pienso que se hizo cortísima para todos. Le deseo lo mejor a este chico.

Rosa y Paki dijo...

Para nosotras la visita de Billy nos pareció muy agradable y a la vez, emocionante, ya que nos contó todos los aspectos de su vida antes y después de llegar a España; ésto fue muy duro y lo pasó realmente mal, aunque ahora, tiene la recompensa de haberse arriesgado tanto para conseguir su meta: jugar al baloncesto.

Ahora cuenta con la nacionalidad española, (lo que consiguió el mismo día que nos visitó) y está muy feliz por ello, ya que así, puede viajar a su País de orígen para ver a su familia y desde luego, regresar a España sin ningún impedimento.

Además nos ayudó a comprender y a valorar más lo que tenemos, y a darnos cuenta de lo duro que es ser inmigrante y lo que cuesta adaptarse a otras culturas, y ser aceptados con facilidad en el país al que emigremos.

Nos gustó mucho su visita, y nos encantaría que volviese para seguir contandonos más, y que nos cuente su experiencia al volver a su País.

silvia dijo...

La visita de Billy fue muy interesante pues conocimos, en primera persona, como un inmigrante vive la travesía desde su país de origen hasta su destino.
Este largo viaje es muy muy largo y sobre todo duro, ya que para llegar a España, en el caso de Billy, tuvo que pasar esperiencias extremas, por ejemplo comió cartón en el barco que estaba escondido para poder sobrevivir.
Aspectos como el número de hermanos nos llama la atención o la poligamia, ya que en nuestro país no es una costumbre y no está bien visto.
Me pareció enternecedor el hecho de que Billy, padre de dos niñas, lo que más desea en este mundo es estar cerca de sus niñas y de su madre. Su hija pequeña realmente no lo conoce, pues se fue cuando era aún un bebé, pero cada vez que habla con ella le llama papá.
Reconozco que nos asusta la inmigración pero si ellos vienen hasta aquí y pasan tantos males e incluso mueren algunos,es porque en su pais estan en peores condiciones y lo que necesitan es sustentar a su familia y darles todo lo mejor (al igual que nosotros).
España, ve la inmigración como algo muy lejano aunque en realidad esto mismo hicieron nuestros familiares en momentos de inestabilidad del país.
En mi opinion creo que la inmigracion no es la mejor salida. Todos debemos, y mayoritariamente los políticos, de intentar de solucionar los problemas de estos paises para que las personas que son las afectadas en realidad, al separarse de sus familias o al morir en las guerras dejen ya de sufrir.Los políticos son los que declaran las guerras pero ellos no son los que pierden su vida en la batalla o a familiares, ellos están en un segundo plano donde las muertes de miles de personas no les importa.
Para fianlizar me gustaría deserle todo lo mejor a Billly y que ojalá consiga realizar su sueño:llegar a ser como Michel Jordan y poder estar junto a sus niñas.
Espero verte pronto.

Paola dijo...

Me resultó muy grata la visita de Billy, un chico senegalés que nos deleitó con la gran historia de su vida...Como otros muchos inmigrantes Billy vino a España en busca de una vida mejor, dejando atrás su vida, su familia, sus dos hijas, sus amigos...Me conmivió de sobremanera su relato de cómo había conseguido llegar aquí escondido en un barco durante tres días en un pequeño cubículo y como únicos víveres trozos de una caja de cartón que tuvo la suerte de encontrar cerca de donde estaba escondido. Por suete tuvo el valor de superar todas estas adversidades y consuguió la meta que se había propuesto desde un principio. Es algo que admiró en personas como Billy, y especialmente en él ya que yo, personalmente, no sé si sería capaz de hacer algo así... aunque poniéndome en su piel pienso friamente que la alternativa para sobrevivir no es otra.Se me encogió cuando nos contó que llevaba muchísimo tiempo sin ver a sus seres queridos y creo recordar que, en una ocasión, hasta se me saltaron las lágrimas.Ha sido un testimonio espectacular y desde aquí espero que Billy consiga todos sus objetivos y pueda traerse por fín a sus hijas como nos dijo que le gustaría.¡Mucha suerte Billy!

arenas dijo...

La visita de Billy me resulto muy interesante y me sorprendio bastante en los muchos paises que había estado con su economía y la cantidad de idiomas que dominaba en este aspecto me parece que se trata de un medio de supervivencia para poder abrirse más puertas.Me sorprendio también la constancia que tiene para luchar por hecerse un hueco en un equipo de baloncesto.
Me parece bochornoso que una persona con estudios y que estaba estudiando en Francia tenga que abandonar este pais por no tener papeles y que estos en ocasiones signifiquen más que la persona
Por otro lado es incomprensible que en el siglo veintiuno una persona para viajar a un pais como España se tenga que jugar la vida viajando en un barco escondido durante dias y que el conocido transporte en el que viajan los inmigrantes fuera de sus paises es decir la patera sea un transporte para ricos y llegue a costar unos tresmil euros.
En resumen la visita de Billy me gusto mucho y me enseño cosas por lo que me gustaría que se repitiera.